Lección de motivación y trabajo en equipo: El Liverpool de 2001

El 16 de mayo de 2001, Alavés y Liverpool protagonizaban una de las finales más emocionantes de la historia del fútbol. Un modesto equipo español se iba agigantando a medida que dejaba atrás a rivales de la envergadura de Inter de Milán o Kaiserslautern, aunque su sueño terminó tres minutos antes de la conclusión del partido.

Enfrente tenía al Liverpool de Gérard Houllier. El célebre equipo inglés tampoco había tenido un camino fácil hasta el decisivo partido de Dortmund, sobre todo por el obstáculo que suponía jugar contra el Barça en semifinales. Previo al encuentro frente a los barcelonistas, tuvo lugar una de las charlas de motivación de las que emociona al público cuando sale a la luz.

Cuenta el periodista Orfeo Suárez en su libro ‘Palabra de entrenador’  cómo el técnico red inspiró a sus jugadores de cara a tan importante duelo. El Barcelona de Serra Ferrer mezclaba el talento de estrellas consagradas como Rivaldo, Kluivert o Guardiola con la juventud de las que serían futuras leyendas del club azulgrana, en los nombres de Xavi y Puyol. La inquietud reinaba en el vestuario del Liverpool y era tarea de Houllier canalizar esa presión para convertirla en algo positivo.

Años más tarde representaría con Del Bosque, Caparrós y Miguel Ángel Lotina la forma en que hizo ver a su equipo la importancia del trabajo en grupo para ser infranqueables., a través de un ejemplo con bolígrafos Bic que debía romper el capitán. Así, entregó un boli a Del Bosque para que lo rompiera. No tuvo dificultad alguna el, ahora, seleccionador español. Tras ello, proporcionó dos de ellos a Joaquín Caparrós para que los partiera. Tampoco fue complicado. Por último, le dio un puñado de bolígrafos a Lotina para que este hiciera lo propio y este respondió que era imposible.

-¿Por qué?, preguntó retóricamente el francés.

“Porque son muchos y están juntos”.

El Liverpool logró mantener la portería a cero durante toda la eliminatoria y eliminó a los azulgranas gracias a un gol de Gary McAllister. La gran calidad de sus jugadores confluyó con el factor mental, lo que hizo que el equipo fuera infranqueable. Durante ese curso, los pupilos de Houllier se convirtieron en ser los primeros en lograr cinco títulos en un año natural, UEFA, FA Cup, Charity Shield, Carling Cup y Supercopa de Europa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s